lunes, 26 de diciembre de 2011

Recomendación semanal (15 de diciembre)


Esta semana desde la Biblioteca os queremos recomendar la divertidísima novela de Stella Gibbons “La hija de Robert Poste”.

Stella Gibbons nació en Londres en 1902 en una familia de clase media suburbana. Estudió periodismo y es autora de varias novelas y libros de poesía.

Es importante advertir que no debeis asustaros al leer el prólogo y la nota del traductor con que comienza el libro ya que dan la impresión de que solamente vais a entender algo del argumento si sois expertos en literatura inglesa de los siglos XVIII y XIX. Como casi todo en esta novela es una sátira a costa de los expertos literarios que hacen interpretaciones de lo más sesudas sobre los libros que leen.

Una vez dicho esto podemos pasar a haceros un resumen del argumento para que os vayais haciendo una idea de la dimensión humorística de esta novela.

Flora Poste, con 19 años, se acaba de quedar huérfana. No lo siente demasiado porque sus padres no pasaban mucho por casa. Está viviendo con su amiga, la señorita Smiling, y le cuenta que sus planes no tienen nada que ver con trabajar y ganarse el sustento. Flora recibe únicamente 100 libras mensuales, solo eso le ha quedado de la herencia de sus padres. Decide que va a mandar cartas a sus parientes para que la acepten en su casa y así vivir de gorra toda su vida. Solo dentro de 30 años empezará a escribir una novela y mientras recopilará información para ese libro. Lo tiene todo muy claro.

Flora escribe cuatro cartas a sus familiares más cercanos. Después de recibir las respuestas se decide por la granja Cold Comfort de los Starkadder. Su tía Judith le habla de unos derechos que Flora no conocía y que podría reclamar. Flora acude intrigada.
El choque entre las costumbres de Flora, una chica de ciudad bien educada y los habitantes de la granja, bastante asilvestrados, es brutal. La familia está formada por la tía Judith y el tío Amos y sus hijos Seth, Elfine y Reuben.

Además está la tía Ada que cuando era niña “vió algo sucio en la leñera” y se quedó completamente trastornada, excusa que utiliza para controlar a su antojo a toda la familia.

Flora decide que tiene que cambiar los hábitos de toda la familia para que todo sea amable y ordenado como el las novelas de Jane Austen.

Como os podeis imaginar se dan escenas de lo más hilarante por el contraste de las ideas y costumbres de una señoritinga de ciudad y los salvajes de sus primos que viven perdidos en el fin del mundo. Hay situaciones dignas de los mejores Hermanos Marx.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada